La importancia de la producción de videos para la web

Hoy día es inevitable pensar en internet como uno de los principales canales de difusión, y aunque parezca fácil y económico estar presente en la red, hay que tener en mente que las campañas exitosas se basan en crear contenidos interesantes para el público, de esta forma toma vital importancia la calidad del material audiovisual que estamos usando para atraer a nuestros clientes.

Es común ver videos e imágenes de mala calidad siendo promocionados en Facebook u otras redes sociales, pero esa promoción cuesta dinero y es sumamente difícil generar el “enganche” del cliente si este no encuentra un valor real al contenido que está viendo.

Es previo a iniciar la campaña cuando se debe tomar en consideración una buena producción con un presupuesto adecuado, ya que de lo contrario estaremos siendo muy poco efectivos al momento de tener una campaña activa.

Hoy es muy común ver como las marcas utilizan constantemente rostros conocidos como sus embajadores, y hay que reconocer que esta forma de hacer publicidad ha evolucionado rápidamente, haciendo que los contenidos subidos por los embajadores hayan pasado de simples selfies o videos tomados con sus teléfonos a producciones bien articuladas donde incluso se ha llegado a la integración de concursos a estos contenidos.

Desde luego siempre se llega a la gran incógnita, ¿Cuánto debo invertir en la producción audiovisual? y pues eso es sumamente difícil de responder sin tener una referencia de los resultados esperados, ya que si pensamos que el contenido se viralice por sí solo, entonces debemos considerar un inversión mayor de tiempo y dinero para generar y llevar a cabo una buena idea que además de mostrar la marca genere una emoción en el usuario y lo lleve a compartir nuestro video. En la vereda contraria un contenido poco pensado y sin ese “enganche” va a tener que estar siempre acompañado de una fuerte inversión en publicidad, de lo contrario no generara visitas orgánicas.

En resumen se debe pensar de antemano el nivel de producción que estamos buscando, ya que por lo general una campaña que se diseña de forma económica no va a atraer los clientes esperados y tendremos que invertir a medio camino para llegar a la meta esperada.