Eligiendo una productora audiovisual

Eligiendo una productora audiovisual

productora audiovisual

productora audiovisual

Elegir una productora audiovisual para realizar un video corporativo puede sonar algo muy simple, y en teoría puede bastar con recibir cotizaciones y elegir la más barata, pero lo cierto es que en algunas oportunidades puede resultar mucho más complejo, ya que la mayor parte del tiempo la idea que tenemos en mente, de como esperamos mostrar nuestra empresa o producto en un video, puede resultar radicalmente distinta al resultado final.

Muchas veces creemos que un video es solo una herramienta más, lo que esta sumamente equivocado si consideramos que es una herramienta de comunicación sumamente poderosa, y que se debe realizar con mucho cuidado de no entregar un mensaje equivocado, o como es común, decir mucho en poco tiempo, sin considerar que la persona que ve el video, no recordar nada en solo unas horas.

Normalmente un video es una pieza complementaria del resto de nuestra estrategia de información o campaña. Es improbable que este sea mostrado por si solo, sin ser acompañado de un folleto, una web, o incluso un ejecutivo que presenta la empresa a un inversionista. Por lo que el mensaje debe ser acorde al resto de nuestras herramientas de comunicación, y nunca se puede considerar como una pieza aislada.

Es un error común decir todo en un solo video, ya que para eso se pueden hacer distintas versiones, y siempre apoyando la información con otro material, como por ejemplo un folleto, o una web informativa.

Una productora audiovisual debe trabajar de forma integral en nuestro proyecto, comprometiéndose por completo desde el momento de la gestión de la idea, logrando un resultado efectivo, y que además cumpla con las expectativas de la empresa.

La prioridad al elegir una productora audiovisual no necesariamente se debe basar en efectos y otras decoraciones que se agregan a un video, ya que debemos partir de la base que en el 99% de los casos, los videos corporativos no representan un reto técnico al equipo audiovisual desde el punto de vista de la realización. Mientras que el verdadero reto es lograr un guión equilibrado, que optimice el tiempo y entregue lo necesario de forma clara y potente.